Ami Iyok

Rutina diaria tras el uso continuo de la mascarilla

Por la situación que estamos viviendo, la mascarilla se ha convertido en un complemento diario en nuestras vidas.

Al igual que nos sucede a nosotros que no estamos acostumbrados a llevarla puesta, nuestra piel también sufre las consecuencias, especialmente ahora en verano.

Al no transpirar y a causa de las altas temperaturas, aumenta la sudoración en la zona entre la barbilla y el labio superior.  Si no se realiza una buena limpieza, se genera un ambiente favorable para la proliferación de bacterias provocando alteraciones cutáneas como acné, rosáceas, irritaciones etc. Y muy común, la aparición de sudamina o dermatitis.  Parecido a un sarpullido, como consecuencia de la acumulación del sudor en la dermis.

También, por el roce constante de la mascarilla en la piel, se generan pequeñas grietas por donde pueden penetrar más fácilmente dichas bacterias.

Al mismo tiempo, al estar hechas de algodón, este absorbe la grasa natural de la piel del rostro, provocando sequedad.

Es importante ser consciente que los rayos solares penetran igualmente y por lo tanto tenemos que protegernos del sol con un protector solar de amplio espectro de textura ligera, ya que, si aplicamos uno de textura densa, junto con el sudor, puede engrasar mucho la piel y producir granitos o otras alteraciones cutáneas típicas de pieles grasas.

Desde Ami iyök proponemos una rutina facial diaria para prevenir los problemas cutáneos ocasionados por el uso de las mascarillas

 

    • 1. Limpieza: Una buena higiene facial diaria para eliminar los restos de sebo, sudor y polución acumulador que ayudar a la proliferación de bacterias, provocando alteraciones cutáneas. Pero también porque la suciedad crea una barrera en la piel que impide la correcta absorción de los activos de tratamientos hidratantes y nutritivos posteriores.

 

Para ello, recomendamos GREEN SHAMAN. Limpiador facial limpia, desmaquilla, restaura y detoxifica tu piel sólo con ingredientes de origen biológico y orgánico en una base de gel oleoso. Limpia suavemente y sin irritar respetando la capa protectora de la piel gracias a sus activos como Camomila y Blue Tansy con una actividad calmante, antimicrobiana y antiinflamatoria.  También contiene Bergamota un potente antibacteriano y desinfectante complementa la limpieza para hacerla totalmente efectiva.

 

    • 2. Protección e hidratación de la barrera protectora.

 

Dentro de la gamma skinwarrior, presentamos BOOSTER CALM 360 warrior I. Cuida, repara y mantiene todos los microbiotas comensales que hay en nuestra piel del rostro. Donde su alteración causa problemas cutáneos. Crear una barrera biocompatible con la piel y proteger la microflora existente, aislarla de agentes externos y hacer que las bacterias se reproduzcan.

Contiene Ácido azelaico, con una potente actividad antibacteriana, queratolítica y antioxidante. Es bactericida contra la bacteria causante del acné.

También el Organic sulfur (MSM) combate las bacterias y los hongos para mantener un equilibrio benéfico, y al mismo tiempo mejora la firmeza y elasticidad de la piel promoviendo la formación de queratina y colágeno.

Sin olvidar la hidratación ni el efecto Slowaging, contiene activos para contrarrestar la sequedad provocada y nutrir la barrera protectora creando así un efecto antienvejecimiento

 

    • 3. Protección e hidratación de la barrera protectora.