Slow Ageing, Slow living - Ami Iyok

Ami Iyok

Slow Ageing, Slow living

Vivir más despacio para envejecer más lentamente el secreto del Slow Ageing.


Gandhi decía “En la vida hay algo más importante que incrementar su velocidad”.

Actualmente se vive en una constante carrera de obstáculos, donde los minutos y el control de la milésima de segundo es lo más importante. Tenemos prisa por todo y queremos que todo sea más rápido: hacemos múltiples tareas a la vez; con la tecnología, estamos disponibles al instante; los transportes son cada vez más rápidos. ¡Incluso comemos a más velocidad! El término despacio se ha asociado a algo negativo.

No es de extrañar que si todo va más rápido en nuestras vidas, el envejecimiento alcance también otra velocidad. El envejecimiento no es un simple resultado del paso del tiempo. Refleja qué hemos comido, cómo nos hemos cuidado, cuánto sol hemos tomado, en definitiva, refleja cómo lo hemos vivido. Y, dónde más visible se hace el paso del tiempo es en la piel.

Vivir despacio no es vivir de forma perezosa, al contrario, es vivir de forma más activa. Significa tomarse un tiempo para disfrutar del proceso y adaptarse al ritmo natural del planeta.

El proceso de formación de una arruga es muy lento, cuando esta aparece es el resultado de muchos cambios internos para que, finalmente, se haga visible. El Slow Ageing es el concepto con el que en Ami Iyök ecosmetics nos sentimos identificados. No creemos en los productos milagro, buscamos cuidar la piel con los beneficios y el poder de la naturaleza junto con lo orgánico para despertar, cuidar, proteger y revitalizar la piel para evitar su envejecimiento prematuro de forma ecológica.

Para empezar a vivir y a envejecer Slow prueba con estos pequeños gestos:

–    Dormir y respetar las horas de sueño.
–    Realizar actividad física moderada frecuentemente
–    No saturar la agenda, todo puede esperar.
–    Dieta con una ingesta con alto contenido en frutas y verduras y bajo contenido en grasas, ya que son fuentes ricas en antioxidantes.
–    Practicar un hobby que proporcione relax y tranquilidad: yoga, pintar, música, cultivar un huerto.
–    No utilizar reloj de pulsera.
–    Comer despacio y masticar bien.

Vivir Slow es el primer paso para disfrutar del Slow Ageing y evitar que las marcas del paso del tiempo lleguen precipitadamente. Cuídate del tiempo de forma natural.

Os dejamos con un vídeo de Carl Honoré, autor del libro: Alabanza de lo lento (Praise of Slowness)

¿Y tú, ya vives Slow?