El acné ¿Cómo minimizarlo? - Ami Iyok

Ami Iyok

El acné ¿Cómo minimizarlo?

El acné es una enfermedad inflamatoria de la piel que implica el folículo piloso y las glándulas sebáceas. A causa de esta inflamación aparecen los daños, especialmente en la cara y en la parte superior del tronco:  puntos negros, espinillas, secreción sebácea, montículos elevados con aspecto exterior blanco y duras al tacto, nódulos, cicatrices… Hay varios tipos de acné, como el pre-adolescente o el pre-menstrual.

En la época de la adolescencia o antes del periodo menstrual hay muchos cambios hormonales que hacen que la piel segregue más sebo de lo habitual. Aunque en muchos casos el origen es hormonal y por lo tanto complican su tratamiento, existen sencillas pautas que nos pueden ayudar a minimizarlo al máximo.

Una limpieza adecuadadrop-of-water-7721_1280

Todos los expertos coinciden que es muy importante la limpieza. Al tener aumentada la secreción sebácea, es vital tener los poros despejados y sin pieles muertas que obstruyan la salida del sebo. Ya que si la salida a está obstruida aparecerá el acné con mucha más facilidad.

La limpieza debe ser adecuada al tipo de piel. Debe ser una limpieza suave, sin agentes irritantes para no empeorar el problema. Una limpieza suave hasta dos veces al día sobretodo en las zonas afectadas será de gran ayuda. Importante no frotar muy fuerte o de forma muy agresiva para evitar más irritación. Si la piel está más irritada, aparecen más granos y el tiempo para sanarlos también es mayor.

 Tratamientos antibacterianos

stopspotsPara tratar el acné que ya ha aparecido y para su prevención es muy recomendable aplicarse sobre la piel y las imperfecciones productos antibacterianos para acortar el tiempo de curación. Recomendamos el sérum Stop Spots, ya que es un complejo natural antiacné y en función de la gravedad podría aplicarse hasta cuatro veces al día. La base del gel es de aloe vera que combate la inflamación y promueve la curación. Como activos, aceite del árbol del té que contiene compuestos antisépticos y es un desinfectante muy eficaz para la piel. También contiene cedro y miel de manuka que le aportan un magnífico poder antibacteriano y acorralan a los microorganismos para evitar futuros brotes. Finalmente, también contiene limón, que limpia poros, es astringente, ayuda a eliminar el exceso de grasa, elimina bacterias y normaliza el pH de la piel.

  El sol

sunset-174276_1280

La influencia del sol es beneficiosa ya que ayuda minimizar y reducir el acné. Durante el invierno el acné empeora y mejora en épocas de más sol.  El sol tomado con medida y con una intensidad media, hará que disminuyan los granos. Pero si lo tomamos demasiado, la piel se quemará y se irritará. Aparecerán más granos y tardarán más tiempo en curarse. Si vamos a tomar el sol, importante usar un fotoprotector que no sea comedogénico.

 La alimentación

Si bien es cierto que no se ha podido demostrar una relación directa entre lo que comemos y el acné, sí que hay algunos alimentos que podrían ayudarnos. Alimentos que sean drenantes ayudarán a limpiar y a purificar, como el pepino o la piña.

 10410257_265120417012666_123117572597414243_n_Fotor

Los productos cosméticos “No comedogénicos”

Un producto “no comedogénico” es un producto que inhibe el proceso de generación de un comedón. Algunos productos pueden favorecer la aparición de comedones ya que contienen activos con capacidad de producirlos. Muchas veces la capacidad de producir comedones también puede determinarla la concentración de cierto activo, posibles interacciones entre productos que pueden incrementar su potencial comedogénico o incluso la presencia de activos irritantes que pueden empeorar el cuadro. Muchas veces también depende del tiempo que permanece el producto sobre la piel después de la aplicación, como por ejemplo un maquillaje. Por lo que muchas veces no sólo depende de su composición en sí misma, si no de cómo nuestra piel recibe el producto.

Para minimizar el acné debemos tener muy en cuenta la limpieza y evitar productos y actos que puedan resultar agresivos e irritantes para nuestra piel. Pueden ser de gran ayuda productos antibacterianos y cicatrizantes, el sol y ciertos alimentos que pueden complementar nuestras rutinas anti-acné.