Conceptos a tener en cuenta en la cosmética natural  - Ami Iyok

Ami Iyok

Conceptos a tener en cuenta en la cosmética natural 

conceptos cosmética natural

¿Estás confundida en cuanto a conceptos en la cosmética natural? Nosotras te ayudamos

Hoy en día existe mucho bombardeo de información en cuanto a conceptos en la cosmética natural se refiere. Encendemos la TV, hojeamos revistas, navegamos en internet y nos avasallan con publicidad. La cosmética natural está de moda, pero también la confusión sobre los conceptos que abarca es cada vez mayor. Cosmética natural, cosmética orgánica, cosmética vegana, productos hipoalergénicos, cosmética libre de tóxicos y de química…  ¿Son cosas diferentes?

La respuesta a esta pregunta es sí, son cosas diferentes. Poco tiene que ver el concepto de la cosmética natural con la afirmación de que un producto está libre de química. Amigas, la cosmética natural es química, es una ciencia que hay que aprender a utilizar a nuestro favor. Y así, con todo. Debemos aprender a diferenciar conceptos en la cosmética natural, pues de otra forma somos susceptibles a engaños. El marketing nos ayuda a conocer marcas que trabajan duramente por hacer de su trabajo, un mundo mejor. Pero también confunde al consumidor a la hora de realizar su compra. Todos sabemos que actualmente hay una tendencia creciente hacia lo natural, pues no podría ser de otra manera. Lo que es injusto es que las empresas se aprovechen de esto y vendan productos por lo que no son.

Desde Ami Iyök queremos ayudarte a que comprendas el mundo en el que nos movemos. Nuestra intención es darte luz sobre conceptos de la cosmética natural para que no te sientas perdida. Comprenderlos e integrarlos es una buena manera de contribuir a un consumo responsable con tu salud y con el medio ambiente.

Diferencias entre COSMÉTICA NATURAL, COSMÉTICA ORGÁNICA Y COSMÉTICA VEGANA

Para que un producto sea considerado de COSMÉTICA NATURAL, un porcentaje mínimo de sus ingredientes deben proceder de la naturaleza. Plantas, extractos vegetales o animales, aceites esenciales o vegetales o arcillas pueden ser utilizados en sus fórmulas. El concepto de cosmética natural requiere que algunos de sus ingredientes sean de origen natural, pero no todos. Realmente el concepto de cosmética natural no excluye el de sustancias tóxicas, sino que disminuye la cantidad de éstas. Además, los ingredientes procedentes de la naturaleza que contenga, pueden haber sido cultivados con productos nocivos para nuestra salud. Por lo que no nos asegura que, por ejemplo, las plantas que se usen en sus fórmulas estén libres de sustancias tóxicas.

En cambio, en la COSMÉTICA ORGÁNICA, los ingredientes de origen natural que se utilicen deben proceder también de agricultura ecológica. Al igual que la COSMÉTICA NATURAL, la COSMÉTICA ORGÁNICA también utiliza plantas y extractos vegetales o animales. En este caso, el porcentaje que se utilice de ingredientes ecológicos estarán libres de tóxicos. Dentro del concepto de COSMÉTICA ORGÁNICA entran en juego los certificados o sellos ecológicos. Éstos nos garantizan que los productos que use una marca, realmente han sido cultivados de forma respetuosa con el medio ambiente. En AmiIyök, contamos con los certificados EcoControl BDIH y Natrue que avalan la calidad de nuestras materias primas y productos.

Por otra parte, el concepto de COSMÉTICA VEGANA lo único que garantiza es que sus productos no utilizan ingredientes procedentes de animales. Sin embargo, tampoco nos asegura que los cosméticos estén libres de tóxicos. Es posible que sus productos contengan derivados del petróleo, pero siga considerándose cosmética vegana por no usar ingredientes de origen animal.

¿Es toda la cosmética natural apta para alérgicos?

Aunque el concepto de cosmética natural se entiende como respetuosa con las pieles más sensibles, ésta no es siempre hipoalergénica. Muchas veces confundimos lo natural con productos adecuados a las pieles más sensibles, pero esto es un error. Existen muchos ejemplos de que la cosmética natural también contiene alérgenos, uno de ellos son los aceites esenciales. Los aceites esenciales son compuestos orgánicos complejos que contienen una gran concentración de sustancias que pueden sensibilizar la piel. Por ello, es vital una buena formulación en los productos cosméticos, pues ayuda a tratar problemas dermatológicos. Para minimizar reacciones alérgicas, un producto debe contener como máximo un 0,001% de concentración de alérgenos. Aun así, cada individuo puede reaccionar de forma diferente a los componentes de un producto de cosmética natural. De igual forma las personas reaccionan de diferente manera al polen o una familia de plantas en concreto. Por ello es muy importante leer las etiquetas de los productos.

¿Sustancias químicas y tóxicas en la cosmética natural?

Debemos tener en cuenta que la cosmética natural también puede llegar a ser tóxica. Se entiende como tóxicas aquellas sustancias que son venenosas o que pueden causar trastornos a consecuencia de las lesiones debidas a un efecto químico. Si bien la naturaleza es capaz de proporcionarnos las más extraordinarias propiedades beneficiosas, también nos ofrece sustancias muy peligrosas. Desde la antigüedad, se ha utilizado a la propia naturaleza para la creación de pócimas, venenos e incluso drogas. Hoy en día, existe una normativa en cuanto a ingredientes cosméticos que todos debemos seguir. Todos los componentes que las empresas utilizan, sean naturales o no, tienen su propia ficha de seguridad. En esta ficha se indica a qué nivel de concentración el activo puede llegar a ser citotóxico. Por ello, debemos entender que el claim “sin tóxicos” puede ser utilizado de forma errónea en cosmética. Incluso los aceites esenciales y las materias primas naturales tienen índices tóxicos en altas y no tan altas concentraciones.

Finalmente, ¿Cuántas veces habremos escuchado el concepto de cosmética natural sin químicos? Este claim cae por su propio peso. Absolutamente todos los productos cosméticos, sean naturales o convencionales, son consecuencia de la química. Cada cosa que olemos, tocamos, nos aplicamos y disfrutamos es química. Los mismísimos aceites esenciales son compuestos orgánicos constituidos por moléculas de hidrocarbonos como los terpenos, alcoholes, ésteres, cetonas, fenoles, etc.¿Esto suena mucho a química, verdad? Incluso los conservantes utilizados en cosmética natural lo son. Gracias a ellos, podemos prolongar la vida de un producto hasta 2 años y medio si el producto está bien formulado.

 

Como véis, existen muchísimas formas de definir los conceptos de la cosmética natural. Entenderlos y poder hacer un buen uso de ellos es responsabilidad de las empresas, pero también de los consumidores. Conocer la información disponible y poder elegir lo que más se adapta a nuestras necesidades es necesario en la actualidad. Es nuestras manos está decidir lo que queremos para nuestra salud y nuestro planeta.

 

                Sabrina Rojas.