¿Cómo interpretar los INCIS - Ami Iyok

Ami Iyok

¿Cómo interpretar los INCIS

¿Qué es un INCI? ¿Sabes cómo interpretarlos? ¿Cómo consumir cosméticos de forma responsable y segura?

No es una tarea fácil conocer e interpretar los ingredientes en los cosméticos. Como usuarios tenemos el derecho de conocer lo que contienen. Pero aún sabiendo aquellas sustancias que no queremos consumir, ¡no siempre es fácil reconocerlas! Desde aquí intentaremos ayudaros un poco y explicaros qué son los INCIS y algunas claves para interpretarlos.

En todos los cosméticos debe aparecer su composición en el envase por obligación según el último Reglamento (CE) Nº1223/2009 del Parlamento Europeo del 30 de noviembre del 2009 sobre los productos cosméticos.

Estos ingredientes vienen detallados en su nomenclatura INCI (del inglés “International Nomenclature of Cosmetic Ingredients”),  normalmente de comprensión difícil ya que se utiliza su nombre químico, en términos científicos o derivados del latín. Según las reglas;

–        El fabricante está obligado a incluir en la lista todos los ingredientes, pero sin especificar el porcentaje.

–        En esta lista, los ingredientes del producto aparecen de mayor a menor concentración, por lo que el componente que aparece en primer lugar será el que está contenido en mayor cantidad que los demás. Los ingredientes de concentración inferior al 1 % podrán mencionarse sin orden después de los que tengan una concentración superior al 1 %.

Es cierto que no podemos saber el porcentaje de los ingredientes en la fórmula, pero podemos hacernos una idea en relación a los demás componentes.

Como más abajo del listado aparece un ingrediente, en menor concentración lo contiene.

–        En latín aparecen los ingredientes vegetales y naturales, ya que se usa el nombre de la especie (en el caso del aceite de almendras, aparece como Prunus Amygdalus Dulcis Oil).

–        Los nombres de productos artificiales tales como conservantes químicos, siliconas, petrolatos, sulfatos, etc., aparecen siempre en inglés.

Por lo que si nos decantamos por la cosmética natural y orgánica hay algunos truquitos que debemos saber para no caer en productos “falsamente naturales”:

  • Debemos evitar derivados del petróleo, con nombres como: mineral oil, paraffinum liquidum, petrolatum, y siliconas, con nombres que acaban en “one” “thicone”. Evitar también “siloxane”.
  • Evitar detergentes agresivos e irritantes como el Sodium Lauryl Sulfate, presente en muchos champús y jabones.
  • En los cosméticos naturales y orgánicos verdaderos, podrás identificar rápidamente al principio de la lista nombres de plantas en latín y seguidos por la palabra “extract” o si es un aceite vegetal “oil”.  Un ejemplo, el aceite de oliva vendría escrito como: Olea Europea fruit oil.

Para ayudar con esta difícil tarea han aparecido algunas webs y aplicaciones de móvil de gran utilidad. Algunos ejemplos:

La vérité sur les Cosmétiques: Es una web dedicada a descubrir qué es bueno para nuestra piel y cabello. Tienen un buscador de ingredientes muy fácil de usar: sólo poniendo las tres primeras letras del INCI que se busca, y ya aparece una lista con unas caritas: dependiendo de lo bueno o lo malo que sea el componente.

Como aplicación para iphone y poderlo consular en el momento de la compra:

Cosmetifique: Para clasificar y ver la calidad de los componentes de un cosmético. También hay un buscador y marca en verde, amarillo, naranja o rojo, y con un algoritmo advierte de la calidad del cosmético.

Si quieres asegurarte de consumir cosméticos de calidad, seguros, naturales y orgánicos y no tienes tiempo de aprenderte y hacer todo esto, también puedes guiarte por los cosméticos certificados como tales. En Ami Iyök ecosmetics estamos certificados por la certificadora internacional Natrue que garantiza que todos nuestros ingredientes son de origen natural, no testados en animales, libres de GMOs, parabenos, fenoles, ftalatos o cualquier activo que no haya sido extraído bajo un proceso enzimático respetuoso para garantizar unos cosméticos de alta calidad y seguros.

¿Y tú, ya conoces los componentes de tus productos cosméticos?